Novios, significado simbólico de los aniversarios 

Cuando dos personas deciden formalizar su amor y se hacen novios, los halagos, detalles y caricias están a la orden del día. No faltan besos, abrazos ni regalos, aún si no es un día especial.

Sin embargo, a la mayoría le encanta celebrar el tiempo que llevan unidos en la relación. Bien sea contando los años, e inclusive hasta los meses, tanto hombres como mujeres se esmeran en organizar una sorpresa para su pareja.

Desde la edad media, inició la legendaria tradición de entregar regalos hechos con diversos materiales, a los nuevos esposos. A cada aniversario de matrimonio se le dio un significado de acuerdo a los obsequios obtenidos; por eso que los aniversarios sean de papel, cristal, de oro, etc.




La tradición explica que conforme el tiempo avanza y se cumplen más años de relación en pareja, los detalles son objetos más sólidos, insinuando que sucede lo mismo entre los esposos, cuyo amor se ha vuelto más fuerte con el pasar de los años.

Eres el compañero ideal

Eres el compañero ideal

Es por esto que el aniversario, bien sea de bodas o de novios, es una fecha especial para celebrar el momento exacto en que ambas personas se dieron el sí y decidieron comenzar una vida juntos. Y aunque hay muchas maneras de festejar, tenemos en claro que la mayoría suele desembocar en un gran gasto, desvirtuando así el verdadero significado de la celebración.

Cenas, flores y peluches son las opciones más clásicas pero que nunca fallan. Pero los más atrevidos, deciden ir un poco más allá y realizar obsequios fuera de lo común, preparados por ellos mismos y con un valor más sentimental que monetario. Al fin y al cabo, de eso se trata, de conmemorar las razones por las que conformaron una pareja.

Si lo que buscas es organizar una linda sorpresa, en este post te contamos el significado simbólico de los aniversarios de novios y te daremos algunas ideas para celebrar al máximo con tu alma gemela, dependiendo de la cantidad de tiempo que tengan juntos.

Primer año de novios

Año de amor. En esta fecha se celebra el encanto de los primeros meses juntos. En este aniversario sería ideal una salida al cine, a cenar o cualquier detalle no muy elaborado pero que exprese la felicidad de haber cumplido el primer año como pareja formal. Una salida juntos o una cena es un regalo ideal.

Segundo año de novios

Año de ternura. A pesar de que la relación se encuentra un poco más sólida, y se conocen nuevos aspectos de la pareja, se demuestran los sentimientos de manera más profunda, pero prevalece la ternura. ¡Los peluches y chocolates nunca pasan de moda!

Tercer año de novios

Año estrella. Este suele ser definido como el período más importante, y se denomina así porque es ahora cuando salen a relucir las metas y objetivos comunes como pareja. Un viaje juntos puede ser una buena opción para festejar y definir a dónde se quiere llegar con la relación.

Cuarto año de novios

Año sol. Aquí es cuando las personalidades de ambos novios se muestran en casi su totalidad y salen a flote las cualidades no sólo positivas, sino también las negativas. Sin embargo, si las diferencias son habladas a tiempo, esta fase no representará ningún obstáculo. Una salida romántica y luego algo más íntimo en casa, sería el regalo perfecto.

Quinto año de novios

Año luna. En esta época se busca conocer con profundidad a la persona con la que probablemente ya pensamos que pasaremos el resto de nuestras vidas. No hay prisa, las citas son más relajadas y cada uno se siente cómodo con la forma de ser del otro. Un regalo genial sería una cápsula del tiempo, donde se muestren los mejores momentos que han pasado juntos.

Sexto año de novios

Año nube. A pesar de conocerse bien y tener tanto tiempo juntos, es importante no dejar el romanticismo de lado. Como lo define el significado de este año, es posible que las cosas se nublen un poco, debido a la misma convivencia.

Séptimo año de novios

Año garúa. Si se desea formalizar la relación y dar el siguiente paso, este es el momento indicado. La situación se pone un poco turbia y se deben sacar los trapitos al sol porque si no cualquier mínima garúa (pelea, discusión) podría arruinarlo todo, especialmente con el año que sigue.

Octavo año de novios

Año lluvia. Son pocas las parejas que llegan hasta este punto, bien sea porque se casan antes de los ocho años de relación o porque se separan en el camino. Si no se formaliza el noviazgo en un matrimonio, la relación puede llegar a convertirse en monótona y aburrida y todos sabemos cómo termina eso. Momentos a solas es lo que más se necesita en este período, regálense eso.

Noveno año de novios

Año tormenta. Algo que comenzará a atormentar a la pareja durante ésta época son las típicas preguntas de ¿y para cuándo la boda? Es muy importante no dejarse agobiar con los comentarios de los demás y reafirmar que si no hay boda, es por decisión de ambos. Al fin y al cabo, quienes deben estar preparados son ustedes dos, nadie más.

Décimo año de novios

Año temporal. Las cosas son muy propensas a terminar de mala manera a partir desde aquí. Ya con este año llega el cansancio, las quejas, se acentúan los defectos que al principio parecían no importar, ¡y eso que aún no han comenzado a vivir juntos! Una vez en esta etapa, lo más recomendable es decidir de una vez y por todas cuál será el camino que tomarán.

Aunque claro está, son muchas las parejas que logran convivir sin estar casados. Algunos piensan que lo ideal es comenzar a vivir juntos desde el comienzo del noviazgo.

Sin embargo, hay quienes consideran que la mejor opción es conocerse bien primero y asegurarse que mudarse juntos es la decisión correcta, pues deberán aprender a soportar las manías y costumbres de su pareja ya que pasarán de verse unas pocas horas a la semana, a compartir hasta el más mínimo detalle de su rutina diaria.

 

Pin It on Pinterest